miércoles, 11 de septiembre de 2013

BRINDANDO UN AMBIENTE SEGURO

Es indispensable brindar a los niños un ambiente estable, organizado y afectuoso para que puedan adquirir seguridad, de lo contrario estamos formando un niño  inseguro caracterizado por su falta de confianza en sí mismo, con una pobre autoestima, con incapacidad para correr riesgos y con falta de autonomía.

Con esta finalidad los padres debemos:
1.- Evitar crear actitudes de culpa cuando corregimos la conducta de nuestro niño. Se trata de ayudarlos a ver  las consecuencias de sus actos pero sin lastimarlo ni etiquetarlo.
2.- Darles información y modelos de cómo debe ser su conducta frente a los obstáculos para que lo  enfrenten y solucionen adecuadamente.
3.- Motivarlo a realizar acciones por su propia iniciativa, mostrándole los riesgos pero al mismo tiempo nuestra confianza en sus habilidades y posibilidades de lograrlo con éxito.
4.- Elogiarlo cuando hace algo bien y también aquellas conductas que ya tiene instauradas como parte de sus habilidades cotidianas, de modo que motivemos la consecución de otras de mayor esfuerzo.
5.- Al corregir debemos dejar claro que nuestro amor es incondicional independientemente del comportamiento que pueda mostrar. Los niños pequeños temen perder el amor de los padres cuando realizan algo inadecuado.

Además de considerar estos puntos es indispensable CREAR Y FOMENTAR HÁBITOS DE AUTONOMÍA, INDEPENDENCIA Y RESPONSABILIDAD. 
Esto se puede lograr a través:

  • Delegar pequeñas tareas para que sienta que es capaz de hacer las cosas por sí mismo y que aprenda a resolver sus problemas.
  • Organizar su tiempo, estableciendo una rutina con actividades variadas.
  • Establecer normas y hábitos de conductas  pero a la vez  ser consistentes con los mismos.
  • Las normas deben ser claras, pertinentes, estables, coherentes y consecuentes con lo que predicamos. Recuerde que somos modelos inmediatos.
  • Delegar responsabilidades para que obtenga el control sobre determinadas situaciones y la responsabilidad de las mismas.
  • No ceder frente a las pataletas y ser firmes en el método correctivo.    
                                                
Lic. Shirley Garrido Arévalo
Psicóloga – Psicoterapeuta
C.Ps.P. 5889

0 comentarios:

Publicar un comentario